Cuando se habla de las grasas, casi siempre pensamos en que es algo que debemos evitar a toda costa o que no debemos consumir. Debido a varias dudas de nuestros afiliados, en Gym Pro decidimos hablar de ellas y aclarar de una vez por todas algunos mitos que giran en torno a este tipo de alimentos.

Para ir entrando en calor con nuestro artículo, queremos contarte que las grasas son un alimento fundamental en nuestra alimentación y por eso no deben faltar. Nuestro cuerpo necesita ingerir grasas con moderación, eso sí, teniendo en cuenta que hay de grasas a grasas.

 

 

¿Por qué necesitamos consumir grasas?

  • Las grasas son una alta fuente de energía que necesitamos consumir día a día. Si los comparamos con los carbohidratos, estas contienen más calorías por cada gramo.
  • Ellas ayudan a que podamos sintetizar algunos nutrientes liposolubles, como por ejemplo las vitaminas A, D, E y K, sin ellos, estas vitaminas no serían absorbidas.
  • Las grasas también ayudan en la síntesis del colesterol y de las hormonas sexuales.

 

Tipos de grasas

A nivel general, existen cuatro familias de grasas: los ácidos esenciales, grasas monoinsaturadas, grasas saturadas y los ácidos grasos trans. Aquí te explicamos cada una de las grasas desde la más sana hasta la menos sana.

 

Ácidos esenciales

Estos ácidos son el omega-6 y el omega-3, se les llama esenciales porque nuestro cuerpo no las puede sintetizar. Estos reducen el riesgo de infarto y de enfermedades cardiovasculares. Estas grasas también reducen el colesterol LDL (malo), mientras sube el HDL (bueno).

El omega-3 se encuentra en pescados, aceite de hígado de bacalao, chía, aceite de canola. Mientras que el omega-6 lo podrás encontrar en aceite de girasol, aceite de maíz, nueces, cereales, huevos, soja, aguacate y pan integral.

 

Grasas monoinsaturadas

Esta es una de las grasas consideradas como saludables y su importancia radica en que ayudan a fortalecer el sistema nervioso. Varias investigaciones afirman que ayudan a prevenir el cáncer, la artritis y potencian la reducción de grasa abdominal.

Las podrás encontrar en aceite de oliva, aguacate, almendras y nueces de macadamia.

 

 

Grasas saturadas

Por lo general, no se recomienda consumir este tipo de grasas debido a que ayudan aumentar el colesterol malo (LDL) y si su consumo es excesivo podría traer peligros al corazón y enfermedades cardiovasculares.

 

Encuentras grasas saturadas en las carnes, la mantequilla, lácteos enteros, aceite de coco y de palma.

 

Grasas Trans

Estos ácidos grasos los podemos encontrar en la margarina, las galletas, helados, dulce, pasteles, crispetas, comidas rápidas, productos precocinados (pizzas), etc. Consumir este tipo de alimentos, no sólo aumenta el colesterol LDL en la sangre, sino que disminuye el HDL, haciendo al consumidor regular de estos alimentos, propenso a enfermedades cardiovasculares.

Al igual que en todo, el exceso es malo, por eso en Gym Pro recomendamos no superar un consumo diario de grasas del 30% del aporte calórico total diario.

Si te gustó este artículo, tenemos muchos más que te pueden interesar. Te recomendamos algunos más:

 

 

No olvides seguirnos en todas nuestras redes sociales:

Facebook.com/clubdeportivogympro

Instagram: @Clubdeportivogympro

Twitter: @GymproColombia

Youtube: Club Deportivo Gym Pro

Artículos relacionados
7 razones por las que vas al gimnasio y no mejoras
Pastel de proteína sabor a chocolate
Consigue tus nuevos propósitos sin abandonarlos
Tenis Pro: consejos para usar el calzado adecuado