En Gym Pro Cali, somos más que un gimnasio, nos encargamos de darles a nuestros afiliados el 100% de nuestros conocimientos, equipo y atención, pero hay quienes por fuera del gimnasio tienen problemas para controlar la ansiedad por comer mucho. Este es uno de los temas que más nos consultan nuestros afiliados en Cali y por eso decidimos hablarlo en este artículo.

La ansiedad por comer puede estar dado por carencias físicas o emocionales. 

 

Nuestro cuerpo es muy sabio, regula nuestra temperatura, responde contra los virus, nos ayuda a bombear sangre al cuerpo, entre muchas otras cosas… pero el cuerpo también nos envía mensajes para mantener el equilibrio en forma de antojos o ansiedad, por eso es tan importante que cada vez que tengamos esa “necesidad” por comer, pares un momento y pienses si en realidad tienes hambre o si estás experimentando una emoción fuerte. Este es un ejercicio que te ayudará a entender cuáles son las verdaderas razones de tus ganas de comer. 

Es realmente hambre o es sed?

Afortunada, o desafortunadamente, a veces lo que sientes no es hambre o antojo, sino sed. Sí, tal cual lo lees. No necesitas una dosis extra de calorías, sino un simple y sencillo vaso de agua. Cuando tu cuerpo se deshidrata, se produce un desbalance en la temperatura y los fluidos de tu cuerpo, por lo que se produce una reacción química que activa las hormonas grelina y leptina, que te avisan que tienes sed y debes tomar agua. El problema es que tu cuerpo utiliza las mismas hormonas para avisarte que necesita alimento. La próxima vez que sientas “hambre”, bebe un vaso de agua. Espera 10 minutos y corrobora si aún necesitas alimento.

 

Consume vitaminas

La desnutrición o la  falta de vitaminas como el magnesio y las vitaminas B (B1, B3, B6, B12) generan un desbalance en el cuerpo que genera ansiedad y un hambre excesiva. Estas vitaminas ayudan al cuerpo a obtener la energía a través de los alimentos, por eso un déficit en ellas hacen que el cuerpo busque otra fuente de energía como los carbohidratos y las azúcares, alimentos que naturalmente engordan.

 

Disminuye el consumo de azúcar y/o endulzantes artificiales.

En los últimos años se han publicado diferentes estudios en los que se ha logrado demostrar que el consumo de azúcar causa estragos en nuestro cuerpo, provocando obesidad, ansiedad, síndrome metabólico, resistencia a la insulina, diabetes, entre otras enfermedades. 

Cada vez que consumimos una alta cantidad de azúcar se presenta un pico de energía, posteriormente hay una caída en ella, por eso una dieta alta en azúcar genera que nuestro cuerpo constantemente esté buscando una fuente de energía para el descenso generado luego del procesamiento del primer consumo de azúcar. 

Comer más de 3 veces al día. Come sólo cuando tengas hambre. 

Todo lo que comemos, independientemente del tipo de alimento, nos sube la insulina. Nuestro cuerpo necesita de estos incrementos para obtener la energía, pero también requiere que estos niveles desciendan para poder procesar los alimentos, pero si constantemente estamos comiendo en el día, esto va a mantener la insulina alta de manera crónica, sin permitirle al cuerpo que la asimile, por lo tanto el deseo de querer comer se mantendrá constantemente y siempre se generarán picos de ansiedad. 

 

Si te gustó este artículo déjanos un comentario y compártelo en tus redes sociales. 

Estos artículos también pueden ser de tu interés:

Consigue tus propósitos sin abandonarlos

Consejos para recuperarte después del ejercicio

7 Razones por las que vas al gimnasio y no mejoras

Artículos Relacionados
¿Qué comer antes y después de entrenar?
¿Por qué deberías hacer clases de Spinning?
Mantente motivado en el gimnasio
¿Cómo elegir el mejor gimnasio para ti?